victima.es.

victima.es.

Mitos comunes sobre la violencia doméstica

Mitos comunes sobre la violencia doméstica

La violencia doméstica es un problema grave y extendido en todo el mundo. Pese a los esfuerzos de muchas organizaciones y del gobierno para concienciar sobre su gravedad, aún existen muchos mitos comunes que rodean a la violencia doméstica. A continuación, revisaremos estos mitos y ofreceremos información precisa para desacreditarlos.

Mito #1: La violencia doméstica solo afecta a las mujeres.
Es un hecho bien conocido que las mujeres son las principales víctimas de la violencia doméstica en todo el mundo. Sin embargo, esto no significa que solo las mujeres sufran violencia doméstica. Los hombres también pueden ser víctimas de abuso por parte de sus parejas y, en algunos casos, incluso sufren más vergüenza y estigma sociales que las mujeres. La violencia doméstica no discrimina por género, raza, edad, orientación sexual o nacionalidad.

Mito #2: Las víctimas de violencia doméstica son masoquistas y buscan sufrir.
Nadie busca el abuso o la violencia. Las víctimas de violencia doméstica a menudo se sienten atrapadas en ciclos interminables de abuso y culpa. El abuso psicológico, físico y sexual de parte de una pareja íntima prolongado puede llevar a la víctima a sentirse atrapada, con una autoestima baja y a depender emocionalmente de su agresor. La violencia doméstica es siempre culpa del agresor, no de la víctima.

Mito #3: La violencia doméstica solo implica golpes y agresiones físicas.
La violencia doméstica puede tomar muchas formas, no solo físicas sino también psicológicas. Las víctimas de violencia doméstica pueden ser sujetas a amenazas y abuso verbal, control financiero, vigilancia constante y aislamiento social. La violencia psicológica a menudo deja cicatrices emocionales profundas que pueden durar más tiempo que una lesión física.

Mito #4: La violencia doméstica solo ocurre en parejas casadas o viviendo juntas.
La violencia doméstica puede ocurrir en relaciones de pareja tanto casadas como no casadas, en relaciones del mismo sexo, relaciones familiares, y relaciones de trabajo. Si bien los abusos más comunes involucran a parejas románticas, las víctimas pueden experimentar abuso y violencia en muchos otros contextos.

Mito #5: Si alguien es víctima de violencia doméstica, es fácil simplemente irse.
Irse de una relación abusiva nunca es fácil. Las víctimas de violencia doméstica a menudo se sienten atrapadas en la relación, no solo por la dependencia emocional sino también por las barreras financieras y la falta de apoyo social. Muchas víctimas tienen miedo por su seguridad personal y la seguridad de sus hijos. Abandonar una relación abusiva también puede poner en peligro a la víctima, lo que aumenta el riesgo de estrangulamiento u otro tipo de violencia.

Mito #6: La violencia doméstica solo afecta a familias de bajos ingresos.
La violencia doméstica no tiene nada que ver con el nivel de ingresos. Las víctimas de violencia doméstica están en todas las clases socioeconómicas, incluyendo familias acomodadas y de altos ingresos. El estigma social asociado a la violencia doméstica a menudo impide que las víctimas de todas las clases soliciten ayuda.

Mito #7: La violencia doméstica es un problema privado que no debe ser discutido en público.
La violencia doméstica es un problema de salud pública que debe ser reconocido y abordado por toda la sociedad. Demasiadas víctimas de violencia doméstica permanecen en silencio debido a la vergüenza, al miedo y a la falta de apoyo. Solo al hablar públicamente sobre la violencia doméstica podemos comenzar a erradicar el estigma y la negación que rodean a este grave problema.

Conclusión:
Las ideas erróneas sobre la violencia doméstica pueden impedir que las víctimas reciban la ayuda que necesitan y merecen. Debemos educar a la sociedad para erradicar estos mitos y promover la seguridad y la protección de las víctimas de la violencia doméstica. Si eres víctima de violencia doméstica o conoces a alguien que lo es, no estás sola y hay ayuda disponible para ti. Comunícate con una organización local de ayuda para víctimas de violencia doméstica para obtener más información sobre cómo obtener ayuda y apoyo.